viernes, 1 de mayo de 2009

Reportaje "Little Ashes" en la revista OUT

No sé si recordareis que Javier Beltrán fue portada de la revista OUT del mes pasado.
Teneis los scans al reportaje fotográfico aquí. Ahora gracias a Alba tenemos el reportaje entero con una interesante entrevista a Paul Morrison, Philippa Goslett y a Javier Beltrán.
Aquí os dejo traducidas al español algunas partes.

AMOR EN LOS TIEMPOS DE LORCA
Quien mejor para interpretar al brillante poeta homosexual y mártir español, que un atractivo joven actor español? Conoce a Javier Beltrán.


Little Ashes está centrada en los sexual y románticos años cruciales de Lorca en la universidad después de pasar una niñez en una família rural de clase media. Asistió a la Residencia de Estudiantes, célebre en Madrid, donde encontró a los compañeros de estudios Salvador Dalí y el cineasta Luis Buñuel. Lorca y Dalí desarrollaron una amistad cercana, que se transformó en una relación intensa, para luego convertirse en una relación frustada. "Se veían como [héroes míticos] Castor y Pollux, " dice Philippa Goslett, guionista de “Little Ashes”, "Almas gemelas con una comprensión innata y completa el uno del otro - intelectualmente, artísticamente, y emocionalmente."

"Si lees los poemas de Lorca, podrás ver que ama a Dalí, y muchas pinturas Dalí tienen algo de Lorca" explica Beltrán." Lorca estuvo enamorado de Dalí - pero desconozco si Dalí realmente amó a Lorca."
Para entrar en el personaje, Beltrán estudió la poesía de y cómo eso estuvo relacionado con la historia de su vida. "Él era muy apasionado," dice él. "Ser homosexual en esa época en España era lo equivalente a ser un enfermo. Él no hablaba sobre la homosexualidad, pero la muerte y la sexualidad son siempre presentes en sus poemas. Traté de mostrar eso en mi trabajo en la película."




Little Ashes también está interpretada por el Robert Pattinson del famoso Crepúsculo como Dalí." Yo realmente no lo conocía de películas como Harry Potter," dice Morrison. "Y entonces vino e hizo esa lectura, y estuvo tan encantador, vulnerable y brillante de la misma manera que era Dalí. Si hubiera interpretado a Dalí como esa caricatura que todos conocemos, a nadie le importaría que Lorca se enamorara de él. Te hubiera gustado decirle, 'Manda al infierno esta relación - este tío es demasiado problemático' Pero des del principio, Robert logra hacer de este tipo alguien realmente interesante."

En la película Dalí y Lorca se meten en una tortuosa espiral de estira y afloja, pero su primer momento físicamente juntos sucede en una escena donde nadan desnudos y se besan bajo la luz de la luna. " Me gustó la cercanía de Lorca a la tierra, al cielo y la luna y su amor por la textura del campo, " dice Morrison. " Traté de conseguir un poco de esa sensación textural, hacer una película sensual en el más amplio sentido así como en el sentido más específico. " Pero a la vez que Lorca se siente más atraído, Dalí retrocede, y su infortunada relación termina en un violento y voyeuristico trío. " Nosotros no tuvimos ningún problema con la sexualidad, " dice Beltrán. " En el plató el sexo fue menos importante que las emociones. Las escenas sexuales son hermosas - muy trágicas y muy dolorosas."



La película juega al provocativo planteamiento de "y si...? " explorando la relación de Lorca y Dalí, un tema de controversia histórica. Lorca nunca habló de esa relación; Dalí se refirió a ello de forma breve ya al final de su vida, en una entrevista donde habló de como había intentado tener sexo con Lorca pero fue incapaz de completar el acto porque le dolía." Nadie sabe exactamente qué pasó [entre ellos], " dice Morrison. " Pero lo que no puede discutirse es que estuvieron muy unidos. Durante esa época, Lorca siguió apareciendo en los cuadros de Dalí , y Dalí sigue apareciendo en la poesía de Lorca. Artísticamente ellos se inspiraron el uno al otro aún cuando ellos fueran muy diferentes, y su intimidad fue más allá de una amistad.
Por lo menos intentaron tener sexo dos o tres veces. Como Dalí relata, se sintió atraído y a la vez rechazado por la sexualidad de Lorca. Pero lo que era importante para mí era que los actores vivieran los personajes de una forma sincera, que lo hicieran sentir como algo real para ellos"

¿Entonces era Dalí gay? " Creo que sería un error tratar de ponerle la etiqueta de gay o de heterosexual a Dalí," dice Goslett. " Creo que la situación para Dalí era compleja. Tenía un miedo profundo a la intimidad sexual, aparentemente basado en un trauma de niñez. Me parece claro que Dalí deseaba estar físicamente cerca de Lorca, pero debido a sus traumas psicológicos era incapaz de ir más allá. La combinación de una intimidad tan profundamente emocional y su incapacidad de corresponder a un nivel físico demostró ser demasiado para Dalí. "
"La relación tuvo un impacto profundo y duradero sobre ambos hombres," dice Goslett. "Representa un momento en sus vidas donde ellos podrían haber tomado caminos muy diferentes. Para Lorca esto marca un gran punto decisivo en su trabajo. Después de enamorarse y con su corazón roto por Dalí, se sintió muy unido a su lado más emocional. Su forma de escribir nunca volvería a ser la misma. Aunque Lorca estuviera más abiertamienta traumatizado por el modo que su amistad se rompió, creo que la pérdida fue mayor para Dalí. Después de su salida de la universidad en Madrid empezó a construir el bufón, ese personaje de " la vida como arte " que le trajo tal fama en los años que estarían por venir. Todo era una máscara.

Y como Lorca a menudo advirtió en su trabajo, el precio que pagas por llevar una máscara consiste en que cada vez se hace más difícil poder quitártela. "



Para Javier Beltrán, sin embargo, esto es sólo el principio. Nacido en Madrid, su debut en una película española fue en 2008, después de aparecer en varias producciones de teatro de estudiantes de Shakespeare y Harold Pinter, formó parte del reparto del corto dramático de Daniel Torres Santeugini llamado “El Paso”. Ese año supuso para Beltrán un gran triplete: su personaje protagonista en “Little Ashes”, un papel en la serie española de televisión Zoo, y formar parte del reparto en la versión española de la obra de Alan Bennett “Los chicos de historia”, interpretando a Stuart Dakin. " Me gusta el cine, y quiero volver a ponerme delante de una cámara, " dice él. " Mi objetivo como actor es trabajar hasta que no pueda más. "
Añade que cultivó esa pasión interpretando a Lorca en Little Ashes: " Para mí, Lorca era un hombre transgresivo, un hombre distintivo, un genio, " dice Beltrán. "Avanzado al tiempo que le tocó vivir y a la vez era muy humilde. Nunca olvidó sus orígenes y lo que quiso para su gente. El hecho que fuera asesinado es algo que el gente española nunca entenderá. Es una importante figura debido a la emoción en sus palabras, pero también porque era un hombre genuino que amó la vida. Sólo espero que yo pueda estar a la altura."

http://www.out.com/detail.asp?page=1&id=24906