sábado, 28 de febrero de 2009

Todos quieren ser Dalí

¿Qué tendrá Dalí para que, de repente, estalle una fiebre en Hollywood para llevar al cine la surrealista vida del pintor de Port Lligat? A mediados de abril se estrenará el biopic Sin límites, en el que Robert Pattinson (famoso por su papel de vampiro en Crepúsculo) interpreta al artista, pero otros nombres del cine -mucho más ilustres- quieren ponerse sus bigotes: Antonio Banderas, Al Pacino, Johnny Depp e incluso Peter O'Toole. Tema hay, desde luego, y anécdotas suculentas como para llenar horas y horas de metraje.



Pero el caso es que todos estos otros proyectos topan con la oposición de la Fundación Gala-Salvador Dalí, propietaria de los derechos de las obras del artista. Sus responsables velan para que ninguna de estas hipotéticas películas dé al traste con 15 años de esfuerzos por recolocar al pintor en la historia "seria" del arte del siglo XX más allá de escándalos, líos y leyendas de todo tipo, algunos de ellos relativos a las falsificaciones de obra gráfica que salpicaron sus últimos años.
"Lo último que le hace falta ahora a Dalí es una mala película que tenga éxito", comenta Joan Manel Sevillano, gerente de la fundación, que explica cómo en los últimos seis años han pasado por sus manos hasta 11 guiones para llevar a la gran pantalla la vida del artista. Exceptuando Sin límites (Little Ashes, en su versión inglesa), ninguno ha conseguido el visto bueno de la fundación. "La vida de Dalí ya es lo suficientemente interesante como para que no sea necesario inventarse cosas. No es nuestra intención censurar, pero velamos para que se aborde su figura de forma respetuosa sin esconder nada, pero sin banalizar ni contar cosas que no son. Hollywood puede cambiar la historia, y por eso somos estrictos".

Sín límites, una modesta producción hispano-británica que ha costado en torno a tres millones de euros, se centra en la juventud de Dalí y en la relación que el artista estableció en la Residencia de Estudiantes con Federico García Lorca (que interpreta Javier Beltrán) y Luis Buñuel (Matthew McNulty). El filme, producido en España por Factotum Barcelona, cuenta con un guión de Philippa Goslett que no rehúye escenas escabrosas, como la supuesta relación homosexual entre Lorca y Dalí. La fundación, comenta Sevillano, no ve inconveniente en que se hable de este asunto, abordado por varias biografías, "siempre que se mantenga el tono ambiguo en el que Dalí habló siempre de esta relación".

Por lo que no pasa la fundación es por el proyecto de Andrew Niccol (director de películas como Gattaca o El show de Truman) de llevar al cine el polémico libro Dalí y yo. Una historia surreal, de Stan Lauryssens, que tendría como protagonista a Al Pacino.

El libro es una supuesta autobiografía de Lauryssens en la que confiesa cómo falsificó dalís sin escrúpulos y explica imposibles diálogos con amigos y colaboradores del artista de visita en Cadaqués, amigos que le "desvelan" sus supuestas perversiones sexuales y su connivencia en falsificaciones. La Fundación Dalí, a través del bufete Roca Junyent Abogados Asociados, ha iniciado ya en el juzgado de Figueres los trámites de la querella por difamación e injurias contra Lauryssens "que podría ampliarse a la editorial o a quien sea necesario", señala Sevillano.

El gerente de la fundación, que ha viajado varias veces a Los Ángeles para reunirse con distintos productores, llegó a mandar una carta al agente de Al Pacino explicándole la situación y pidiéndole que "no se rebaje" a entrar en esta producción. De hecho, cuando estuvo el pasado año en Madrid, el actor comentó su interés por interpretar a Dalí, aunque añadió: "Hasta ahora no he leído un guión redondo, y mientras no haya un libreto férreo no la haré".

El que finalmente ha dado el sí para ponerse en la piel del artista es Antonio Banderas, que ha anunciado que en breve comenzará el rodaje de Dalí, dirigida por Simon West (realizador de Tomb Raider) y que abarcará toda la vida del artista introduciendo escenas de animación de sus cuadros. Tampoco este guión cuenta con el permiso de la fundación.

"He hablado varias veces con West y les he explicado nuestra posición", añade. "Lo único que pedimos es que modifiquen el guión. Claro que pueden intentar rodarlo de todas maneras, pero cualquiera que haga una película sobre Dalí sin los permisos tendrá serios problemas con nosotros. Y hasta ahora no hemos perdido ningún juicio".

Sobre los otros dos proyectos anunciados hace tiempo, no hay nada seguro por el momento y sí mucha dosis de rumorología. De la película con Peter O'Toole, titulada Goodbye Dalí, no se tienen muchas noticias sólidas. En cuanto a Johnny Depp, que en principio dirigiría la película e interpretaría al pintor, parece ser que aún busca guión. Documentación no va a faltarle.

FUENTE: Periódico El País 28/02/2009